Juntando lo mejor del mundo impreso y digital

Eso precisamente es lo que dice hacer The Blogpaper, combinar lo mejor del mundo impreso con lo mejor del mundo digital.

The Blogpaper es una iniciativa inglesa que consiste en crear una revista impresa de carácter mensual donde el contenido es lo que los usuarios consideran más relevante entre una comunidad de blogs que participan en el proyecto.


La idea es realmente buena. El blog es una forma de comunicar mucho más rápida y económica que la prensa escrita, que es más fácil de difundir y participativa, donde puedes dejar comentarios, valorar, etc. Pero el producto impreso tiene también sus fortalezas que pueden ir de la mano. Anton von Wadlburg, uno de los fundadores del proyecto estuvo explicando la idea el pasado miércoles 5 de Mayo en una de las conferencias de WAN-IFRA Ibérica que tuvo lugar en Madrid. El procedimiento es muy sencillo. Cualquiera puede subir los contenidos que desee a través de la Web del proyecto. La comunidad de lectores on-line puntúa cada uno de los artículos y los que tengan una mayor puntuación son los que se publican. La publicación sale con una gran aceptación de los contenidos asegurada pues ya ha sido valorada bien por un grupo social-demográfico similar al que lo leerá.

Anton comentaba que todos los blogs buscan tres cosas principalmente: tráfico, visibilidad y credibilidad. The Blogpaper les retorna a los blogs esas tres cosas a cambio de sus artículos. The Blogpaper es una publicación gratuita lo que le da gran difusión en la zona de Londres que es donde ha empezado este proyecto. Todos los artículos publicados indican la fuente original de donde viene el artículo, proporcionándole nuevo tráfico al blog, y lo más importante, el producto impreso da una gran credibilidad a los blogs que se publican. Creo que este es uno de las mayores fortalezas del producto impreso que debe saber explotar, la credibilidad que transmite.

Mi director de tesis y amigo Frank Cost comentaba con frecuencia "the value of print is the value of print" el valor del producto impreso es que cuesta producirlo, con independencia de quien lo pague, el usuario o la publicidad, y por lo tanto le da un valor especial tanto de credibilidad como de valor para el que recibe el producto impreso. La idea que subyace es que si alguien a pagado para producirlo es que merece la pena.

Adjunto un vídeo pescado en YouTube de un reportaje en Channel 4 News que el propio Anton utilizó como introducción de su presentación.


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

0 comentarios:

Publicar un comentario