QR ¿pérdida de tiempo o el futuro del producto impreso?

Últimamente se está hablando mucho de los QR (Quick Response) o Bidi, o códigos de barras de dos dimensiones, que todo el mundo se habrá encontrado en muchas anuncios en revistas, documentos transaccionales, o publicidad de exterior. La foto de la izquierda es la última carpeta que hicimos en el ITGT con un QR como toda portada.
En el último número de la revista Heidelberg news hay un artículo titulado ¡Me gusta! donde alaba las bondades de y potencial de los códigos QR junto con otros elementos. Recientemente Dave Wieneke publicaba un artículo titulado "Why Marketers Shouldn't Waste Their Time With QR Codes" (porqué la gente de marketing no debería perder su tiempo con los códigos QR) un artículo que generaba más de 100 comentarios en menos de un mes. Bryan Yeager también escribía un artículo en digital nirvana comentando el de Dave Wieneke.

Mi opinión es que los QR van a ser una gran revolución para el producto impreso, pero aún no, aún no. La publicidad impresa, principalmente en publicidad de exterior, es mucho más barato que otro tipo como pueda ser una pantalla. Muchas veces estás sentado al lado de ese producto publicitario como el caso de una parada de autobús o en el metro o esperando en la cola del banco. Si ese producto impreso puede "cobrar vida" y darte una información mucho más interesante y atractiva, y medir la respuesta que tiene en el usuario final, ganaría muchísimo en su capacidad de marketing.

Para que seto suceda tienen que darse un par de factores. Primero tienen que ser todavía más sencillo el escanear los QR desde cualquier smartphone. Yo tengo instalado en el iphone una aplicación gratuita RedLaser que funciona muy bien y la verdad es que escanéo casi cualquier QR que me encuentro, pero se tiene que dar el siguiente paso que sea que venga instlado directamente en todos los equipos y sea tan intuitivo y sencillo como sacar una foto. De todas maneras creo que este elemento llegará pronto.

El siguiente paso que tiene que darse es que los publicistas tienen que saber sacarle partido mandando al usuario a unas experiencias distintas, sorprendentes o de gran utilidad. Si por ejemplo una publicidad de un coche de lujo, insertara un QR en una publicidad colocada en una marquesina de autobús que llevara al usuario a un pequeño juego de realidad virtual donde pudiera conducir un coche por todo el cartel,
Un ejemplo de lo que se podría hacer se puede ver en esta aplicación de Toyota


o que le llevara directamente a unos vídeos espectaculares en YouTube o al menos a una página optimizada para ver desde un dispositivo móvil con información relevante de las ofertas en el concesionario más cercano, en ese momento los QR empezarían a dar un gran valor añadido al producto impreso.

Cuando se den esta combinación de factores, los QR aportarán un valor tremendo al producto impreso, pero aún no, aún no.

0 comentarios:

Publicar un comentario