Landa, la nanotecnología y lo que dicen que hará


(Actualizado 28.Ago.2012)

Ya han pasado dos meses desde que terminó la Drupa y la verdad es que estaba esperando a que apareciera un artículo extenso en español sobre Landa y la nanotecnología para aplicar la importante máxima acuñada creo que por Jeff Darvis de "escribe de lo que sepas y linca el resto" pero no lo he encontrado con lo que voy a desarrollar lo que vi en Drupa y las ideas que he sacado de distintos foros, con la idea entre otras cosas de que le llegue de alguna manera alguien que me proporcione ese link que estaba buscando y no encontraba.

Show en Drupa: Foto del autor
Es importante matizar antes de nada que todo lo que voy a indicar a continuación es lo que el señor Landa dice que hace su tecnología. Perdí una apuesta al decir que ninguna de las máquinas que tenía en la exposición estaba funcionando. Es cierto que en el show que montó en Drupa, digno aspirante al circo del Sol, se veía un equipo funcionando e imprimiendo, de lo que hay algunos vídeos circulando por You Tube que lo demuestra - por eso perdí la apuesta, pero no veías el resultado de dicha impresión. Todas las otras prensas que se mostraban en la exposición estaban paradas y las muestras que si que dejaban ver no eran de una calidad muy alta y no te podías llevar ninguna muestra. También me parece de justicia comentar que esta persona se ha ganado una credibilidad después de tantos años en la industria gráfica desarrollando principalmente la tecnología Indigo que vendió luego a HP y que se ha establecido como el estándar de calidad de la impresión digital.

Landa ha abierto un canal en YouTube donde se puede ver este vídeo de resumen de la tecnología que incrusto  más otros 17 más



El corazón - al menos tecnológico - del modelo de negocio del señor Landa son los nano pigmentos, unos pigmentos que se mueven en el orden de magnitud de los nanómetros, mucho más pequeños que cualquier otro pigmento utilizado hasta ahora. Un nanómetro son 10-9 metros. Eso significa que en un milímetro podemos meter un millón de nanómetros uno detrás de otro. Según Beny Landa estas partículas tan pequeñas tienen unas características ópticas muy superiores a las convencionales en la absorción de luz, por lo tanto necesita menos cantidad de pigmento para obtener la misma densidad.

Tintas: Foto del autor.
La tinta que utiliza estos pigmentos es base agua. Otro de las bondades que vende la tecnología Landa es que es una tecnología "verde" respetuosa con el medio ambiente. Parte de esa bondad está en esa base acuosa. El agua que utiliza es agua del grifo, de hecho el modelo de distribución de la tinta que propone es vender la tinta sin el agua y que el usuario final le añada el agua de su propio grifo, lo cual no deja de ser interesante desde el punto de vista de la logística, no tiene mucho sentido andar moviendo agua de un lado a otro pagando el transporte, almacén, etc cuando el usuario final le puede añadir el agua cuando lo vaya a usar.

Esta tinta se eyecta. Está claro que la tecnología de impresión que más se está desarrollando y con mayor capacidad de crecimiento es la ink-jet, pero la gran diferencia entre Landa y las demás tecnologías ink-jet es que en este caso la transmisión es indirecta. Los eyectores proyectan la tinta sobre una mantilla de forma secuencial. La mantilla está a alta temperatura y se evapora el agua quedando solo el pigmento con el ligante que se transfiere al substrato por presión.

Este método de transmisión del pigmento tiene una serie de ventajas con respecto al modelo ink-jet convencional.
No trasferimos agua al substrato por lo tanto no hay que secarlo posteriormente, esto no solo ahorra mucha energía, sino que además evita distorsiones del substrato pues no lo estamos sometiendo a bruscos cambios de humedades y temperatura. Si a esto le añadimos que le trasferimos todas las tintas de una sola vez, es previsible que tenga un registro mucho más preciso.

Uno de los aspectos diferenciadores con respecto a la impresión ink-jet convencional que más destacaban en el show de Drupa, es que el resto de los sistemas eyectan la tinta base agua sobre el substrato y por lo tanto la mayor parte de la tinta penetra por las fibras del substrato distribuyendo el pigmento no solo en la superficie sino en el interior del sustrato, lo que hace que se genere una ganancia de punto al esparcirse esa gota por el interior del sustrato y que se pierda mucha capacidad de absorción de la luz necesitando por tanto mayor cantidad de tinta para lograr la misma densidad y por lo tanto la colorimetría deseada.

Según los vídeos que mostraban para explicar la tecnología, la capa de tinta se comporta como un trasferible que se queda en la superficie del substrato sin perderse por el interior de las fibras, de esta manera consigue una mayor definición de punto y unas características ópticas excelente logrando los mismos resultados con espesores de tinta mucho menor, por lo tanto haciendo la impresión ink-jet mucho más barata al necesitar menos espesor de capa de tinta y haciéndola por lo tanto competitiva con el offset en tiradas mucho mayores a lo que la impresión digital lo es actualmente. Este es el gran mensaje que trataba de lanzar Benny Landa. Con su tecnología la impresión digital puede abordar un sector de impresión que va desde la unidad hasta "muchos miles" de ejemplares según Beny Landa. En función del gráfico que utilizó en la presentación estos "muchos miles" podrían entenderse por algo menos de 10.000 ejemplares, lo que supone una parte muy importante de la tarta del producto impreso actual y además una parte creciente.

Otra ventaja importante del sistema de impresión indirecta es la durabilidad de los eyectores, que es la parte más delicada y cara de todo el sistema de impresión ink-jet. Cuando los eyectores eyectan directamente sobre el substrato y cuando a este substrato le estamos sometiendo a cambios de temperatura y humedades es fácil que se generen pequeñas ondas y deformaciones en el substrato y que pueda rozar con los eyectores. Cuando estamos hablando de velocidades superiores a 200 metros/minuto cuando el operario se quiera dar cuenta puede que el cabezal esté ya muy perjudicado. En la tecnología landa el substrato nunca está próximo a los cabezales. El elemento donde eyecta es una mantilla que está mucho más controlada, que está siempre a una temperatura constante y que no está cambiando para cada tipología de trabajo como puede suceder con el substrato y que puede estar algo más aislado - cuando menos distante - del polvo de papel, por lo que la durabilidad de los cabezales se presupone mayor.

Las pegas que le veo a priori a este sistema de trasferencia es por un lado la fijación de la tinta al substrato, al estar de una forma muy superficial no se qué tal se comportará a la abrasión, pero a priori parece más fácil que se pueda desprender del substrato al no penetrar en las fibras. Otro elemento que puede ser complicado es asegurar la total transferencia de la tinta de la mantilla al substrato. Hay que tener en cuenta que en este caso no hay un componente eléctrico que pueda ayudar a retirar la tinta de la mantilla como sucede en los equipos Indigo.

Pantalla control Landa W50: Foto del autor
Otro aspecto tremendamente novedoso es el control del equipo. Todas las prensas tienen un gigantesco panel táctil desde donde se controla todo el funcionamiento de la prensa, tanto la parte de hardware del propio equipo como toda la gestión digital de los archivos de entrada. No es un elemento puramente de marketing, creo que es una nueva forma entender el funcionamiento diario de muchos impresores y en qué va a consistir su negocio. Cuando apareció el iPad mucha gente lo criticaba comentando las limitaciones que tenía en comparación con un ordenador convencional sin comprender que era un dispositivo que distinto, pensado en otra forma distinta de interactuar con el contenido. Creo que ahora mismo nadie duda del acierto,no solo por las ventas de iPads sino porque todos los demas fabricantes no han hecho sino imitar esate filosofía.

En algún foro oía comentarios contrarios a este tipo de pantalla en presnasas criticando que no se ajusta a un operario con las manos llenas de tinta. Creo que el impresor que va a manejar esta tipología no va a tener mucha tinta en las manos. Los equipos de impresión, incluidos equipos offset convencionales, son cada vez más automatizados y el impresor tiene menos capacidad de manipular en el proceso de impresión, cada vez más la calidad de la impresión va asociado al equipo y no al operario. Donde el operario puede aportar valor no es en la manipulación de las partes mecánicas de los equipos, es principalmente en la gestión de los ficheros de entrada y la versatilidad para manejar distintos equipos al mismo tiempo. Todo esto es manejar en el fondo un terminal.
Uno de los factores de éxito del iPhone ha sido la tecnología touchscreen y el software que hay detrás que hace que sea muy intuitivo y sencillo el manejar el software. El control de los equipos Landa está basado en esa idea. No se que de intuitivo y fácil de usar será el software detrás de esa pantalla, pero en la simplicidad está el secreto para que la inmensa mayoría de los usuarios de estos equipos sean capaces de sacar todo el rendimiento al equipo. No hay que olvidar que la inmensa mayoría de los operarios de esos equipos tiene un smartphone con pantalla táctil.

Pila de entrada Landa. Foto del autor.
El último elemento importante del modelo de negocio Landa es el modelo de distribución de la tecnología. Beny Landa quería aportar la parte de impresión digital que aporta valor, pero sin reinventar la rueda. Se apoya en toda la tecnología que ya existe para todos los elementos mecánicos de trasporte del substrato, tanto en pliego como en bobina, cambiando la el caucho por la mantilla y el cilindro porta planchas por las cabezas inyectoras, pero aprovechando todo el conocimiento y experiencia acumulada. Las máquinas que estaban montadas en la exposición habían sido montadas por Komori donde Landa había puesto la parte de los cabezales y el control. De hecho no es fácil distinguir la pila de entrada de las prensas Landa de las Komori.
Además de apoyarse en lo que ya está probado que funciona, se ha querido también apoyar en el nombre y la confianza de los usuarios en los fabricantes con los que han estado trabajando hasta ahora.
Con frecuencia comento a los impresores que lo que tienen de mayor valor es la confianza de sus clientes actuales. Landa ha querido apoyarse en esta idea. En lugar de tratar de hacerse un hueco en el mercado y empezar a pegarse codazos con otras empresas que llevan muchos años en el sector y tienen ganada la confianza de los impresores, lo que ha hecho ha sido firmar acuerdos con ellos para introducir su tecnología - principalmente la tinta - en equipos  fabricados por otros. Antes de que empezara la Drupa había firmado con Komori, Manroland y un día antes de que la feria abriera las puertas firmo con Heidelberg.

El movimiento pienso que ha sido muy interesante y tenía que aprovechar la ventana de Drupa. Se criticaba que Landa hubiera hecho la presentación que hizo en Drupa sin tener todavía equipos que vender. Pienso que no había alternativa. Los grandes fabricantes de maquinaria offset tenían claro que tenían que girar al digital como complemento a lo que estaban ofreciendo en offset. Ya anteriormente se habían dado acuerdos entre fabricantes de equipos digitales y offset para comercialización de equipos que comentamos en otras entradas del blog, pero era necesario dar un paso más y fabricar ellos mismos equipos digitales. Algunos como KBA optaron por fabricar su propia rotativa ink-jet que presentaron también en Drupa y otros apostaron por una colaboración con Landa.

Estos acuerdos le aseguran a Landa que toda la parte mecánica va a funcionar. Está trabajando con empresas que llevan muchos años haciendo equipos robustos y fiables de alta producción, mucho mayor que la que sea capaz de genera los cabezales de inyección, pero además le abre el mercado a todos los clientes de estos monstruos que no solo tienen una base de datos de clientes enorme, sino una reputación y por lo tanto una credibilidad muy grande.

En Drupa mostraron 6 equipos distintos, 3 en pliego y 3 en bobina. Copio a continuación las características técnicas de estos seis equipos. Tanto los datos como las descripciones de los equipos son las dadas por Landa en su comunicado oficial que he querido dejar intacto - incluyendo algún error gramatical- para desligarme por completo. No puedo subscribir ni refutar ninguno de los datos que se indican pues no hay ninguna máquina funcionando, pero los aporto a modo de información

" Cada una de las tres máquinas de hoja puede imprimir en hasta ocho colores y puede utilizar colores directos y de especialidad en toda una gama de aplicaciones incluyendo la impresión comercial general, las colaterales de marketing, libros y manuales de tiraje medio, correo directo y cajas plegables de tiraje corto:

La Landa S5 Nanographic Printing Press es una máquina de nivel inicial, formato B3 (20 pulgadas), para una rápida y fácil transición a la producción digital. La Landa S5 puede imprimir a una cara a velocidades de hasta 11.000 HPH sobre cualquier soporte normal disponible (60-350 gm2).

La Landa S7 Nanographic Printing Press es la máquina digital, formato B2 (29 pulgadas), más productiva del mercado. Es capaz de imprimir a una o dos caras a velocidades de hasta 12.000 HPH sobre cualquier soporte normal disponible (60-350 gm2).

La Landa S10 Nanographic Printing Press es la primera máquina de producción digital del mercado en formato B1 (41 pulgadas). Es capaz de imprimir a una o dos caras a una velocidad de hasta 13000 HPH sobre cualquier soporte normal disponible (60-400 gm2). Un modelo de impresión a una cara para cajas plegables funciona a una velocidad de hasta 6.500 HPH sobre cartón virgen o reciclado, soporte metalizado (espesor de 200-1000 micras) y láminas de plástico.

Las tres máquinas de bobina pueden imprimir en hasta ocho colores y están pensadas para impresión comercial, de publicaciones, de etiquetas y de envases flexibles: 


La Landa W5 Nanographic Printing Press es una máquina con un ancho de bobina de 560 mm (22 pulgadas) capaz de imprimir a una cara a una velocidad de hasta 200 m/min (656 pies/min) sobre películas de plástico y “shrink sleeves” (12 a 250 micras) y sobre soportes de etiquetas, soportes tubulares, lámina de aluminio y papel (50 a 300 micras).

La Landa W10 Nanographic Printing Press es una máquina con un ancho de bobina de 1.020 mm (40 pulgadas), capaz de imprimir a una cara a una velocidad de hasta 200 m/min (656 pies/min) sobre soporte de película (12-250 micras) y sobre papel (50-300 micras). Como que la Landa NanoInk cumplirá con la FDA para envases de alimentación, la W10 debería interesar a los fabricantes de envases de gran consumo.

La Landa W50 Nanographic Printing Press es una máquina con un ancho de bobina de 560 mm (22 pulgadas) para producción digital de gran volumen y es capaz de imprimir a dos caras a una velocidad de hasta 200 m/min (656 pies/min) sobre cualquier papel estucado o no estucado (40-300 gm2). Es idealmente adecuada para publicaciones, libros, revistas, periódicos, informes anuales, boletines, directorios, manuales, correo directo con personalización y versionado y mucho más".


De todas maneras, creo que lo de menos eran estos equipos en concreto con esas configuraciones. Lo que pienso que quería mostrar era todas las posibilidades que se abren. Creo que habrá que esperar a ver los equipos que montan en colaboración con las marcas con las que ha firmado. La variedad de equipos que pueden salir de estas colaboraciones puede ser enorme.

0 comentarios:

Publicar un comentario